Manuel Fernández Castiñeiras, el electricista que robo el códice