La austeridad de la Iglesia, en tela de juicio