El códice Calixtino, ¿el robo del siglo?