La falta de vigilancia de la catedral