El primer sospechoso, el organista