Iñaki y Cristina, la cuenta atrás