Los juzgados de Mallorca, un hervidero