Carlos García Revenga asegura que nunca tuvo firma autorizada ni poder de decisión de gestión en las cuentas