José Luis Cobo: "El Rey seguía echando una mano a su yerno después de abandonar Nóos"