La Infanta Cristina está dolida porque está apartada de hecho, según Paloma García Pelayo