Jaime de Marichalar tenía una prometedora carrera en las finanzas