Marichalar estaba nervioso en su pedida mientras que Urdangarín controlaba la situación