A Marichalar, Urdangarín le pareció demasiado perfecto y que transmitía cierta prepotencia