Mientras los Duques de Lugo viven de alquiler en Madrid, los Duques de Palma tienen un piso en la zona alta de Barcelona