La muerte de Rocío Jurado supuso el declive de Ortega Cano