El auto de prisión muestra las contradicciones de Bretón