Los nervios le juegan una mala pasada a Francisco con la trompeta