David Carrillo cambia el micro por los cuchillos como Dabiz Muñoz y termina entre lágrimas