Antonio y Rafael, ¿Por qué Los del Río?