Así suena la saeta al Cristo del Gran Poder que Antonio le dedicó a su madre