Millán Salcedo no ronca y no se pone pijama sino que… ¡se envasa al vacío!