Pablo Alborán: “Necesitaba parar porque todo me afectaba mucho, era un tormento”