Pablo Alborán, el hombre que susurraba…. a su perro