El Rubio de Camelle: el ángel de la guarda de la Costa de la Muerte