Mª Teresa Campos no se corta: "Bertín, ¡tú estás buenísimo todavía!"