Una casualidad del destino y dos cervezas hicieron que Juanes y Pablo López dejaran de ser desconocidos para ser hermanos