La chica que hizo que Christian Gálvez se olvidara de Da Vinci y no fue Almudena Cid