Bertín confiesa que le gustaría alguna vez ponerse un delantal sin nada debajo