La fiesta de la espuma que casi acaba con Lucía Bosé y Boris Izaguirre