Y Juan Carlos I dijo “tienes razón Revilla, qué mal nos dieron de comer”