Ya sabemos de quién ha heredado Pastora su gran voz: de su madre