El epílogo de Bertín: Ágatha y Pedro J., una sustanciosa y singular pareja