Como salga mal el arroz de Esperanza, la culpa es de los cámaras y de Bertín