Fran pidió la mano de Lourdes en una azotea, entre tendederos y aires acondicionados