Iker recuerda la final del Mundial: “Se me siguen poniendo los pelos de punta”