Un chef en apuros, un fantasma y una apuesta en el estreno de ‘Mi casa es la tuya’