El día que Rappel le echó las cartas a Franco y a la Pasionaria entre lágrimas