El chiste de Arévalo sobre el hipo, un lazo rojo y un nudo en las partes íntimas