Echanove saca sus armas de seducción con Ana, pero ella no quita la vista ni a su hija Sara y ni a la cocina