Tras una mala caída, Ángela Portero termina amoratada en sus primeros saltos