Un dedo doblado y dos dientes rotos, el resultado del primer día de Miguel Ángel