Sandro Rey y Benjamín Zarandona, un salto sincronizado con mucho salero