Rafael Amargo: "He aprendido que el miedo es cuestión de un segundo"