Maribel Sanz y Sergi Capdevila bailan pegados en su salto