Años después del asesinato de su marido, el hijo de Becca desaparece de forma misteriosa