Héctor Barberá, en Indianápolis