El CEV de Albacete, a la carta