Maverick Viñales y Luis Salom, en paralelo