Jorge Martínez Aspar, una autoridad en “La Catedral”