Cortese salva una caída imposible